viernes, 25 de septiembre de 2009

Leyes

Hace unos pocos años Música hizo unas prácticas en "Proyecto Hombre", bastaron esas prácticas para darme cuenta que no quería trabajar allí, no creo en el trabajo desde el castigo, creo mucho más en la disciplina afectuosa. Teníais que ver como brillaban los rodapiés de la instituación, cuando estábamos revisando las tareas de los usuarios en las terapias grupales usando siempre "el confronto", lo humillante que me parecía cuando alguno de ellos contaba que había hecho alguna tarea con pillería..., era bastante...desolador para mi alma ver algunas situaciones. Recuerdo a un chico de mi edad, ex-cocaínomano y con una historia personal que no viene al caso. Este chico estaba bastante hundido y siempre hablábamos de como estimularlo. Conmigo se llevaba bien y un día se abrió y me contó que él pintaba antes. Inocentemente en una guardia, hago un dibujo y le digo a un compañero antes de apagar las luces que se lo entregara a este chico, el dibujo era un hada y la nota decía: "la paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces". Al día siguiente, cual fué mi sorpresa que me llaman al despacho de una de la coordinadoras, y me hacen un 2 de Mayo, confrontándome que yo había "morboseado" con el usuario al hacerle llegar ese papel... El chico se enteró e intentó explicar que habíamos hablado y que yo solo quería animarlo, por mí no me afectó, me quedé a cuadros por la situación pero me dolía por él. Pués me voy para el comedor y el cocinero, un señor de Cádiz supermajo, usuario también, me ve tristona y me dice: "Cordobesa, q tienes los ojos más grandes que los zapatos", me reí y me animé, nos fuimos los dos a la cocina a cortar patatas y a esto que llega otra importanta de allí y le confronta al cocinero que pq morboseaba con la monitora...., en fin, cuento todo esto pq resulta que este hombre era ginecólogo y practicaba abortos, su mismo hijo lo denunció, fué a la cárcel y se echó a la bebida, de ahí que estuviera allí....y mañana se aprueba una ley que permite a las niñas de 16 años abortar sin el consentimiento de sus padres...

4 comentarios:

Toshiaki dijo...

Moboseado?, porfavor, hay gente cerruna!! Y las leyes.., por algo están, pero algunas dejan mucho que desear.

A veces cuando escuchas historias de ese tipo nos damos cuenta de la suerte que tenemos, verdad?

Música dijo...

VERDAD

Tesa dijo...

Estoy de acuedo contigo en que para tratar de rehabilitar a alguien, primero hace falta tener humanidad y empatía y no ser un estrecho de miras y un morboso que sólo ve malicia a su alrededor.

Pero disiento en lo del aborto, no se aprueba una ley para que las niñas de 16 años puedan abortar sin decírselo a sus padres.

El que se lo digan o no depende de la confianza que tengan con ellos, de la educación recibida, de si hay libertad y respeto en la relación, no de ninguna ley.

La ley, lo que hace es proteger a las jóvenes que teniendo padres intolerantes que las obligan a tener el niño sin quererlo, o a casarse con quien no quieren y sin tener edad, puedan abortar con todas las garantías jurídicas y sanitarias.

He conocido a mujeres en mi voluntariado en prisiones, que el inicio de su pesadilla fue sentirse estigmatizadas y rechazadas por unos padres puritanos más preocupados por el supuesto infierno y por el que dirán que por el amor incondicional a sus hijos.

Soy una madre vocacional, no creo que hubiese abortado nunca, pero también conozco la hipocresía de los que se escandalizan, los mismos que cuando se aprobó el divorcio decían que se acababa la familia y fueron los primeros en sacar a sus queridas y convertirlas en sus nuevas y jóvenes esposas.

Disculpa que me haya alargado tanto, pero estoy un poco harta de lo mal que la mayoría de la gente recibe la información, y como una mentira se multiplica sin razonar.

Besos, Música

Besos, Música.

Música dijo...

Gracias Tesa, en serio, gracias. Yo de este tema nunca discuto pq no hago pie en la piscina, cuesta separar lo que sientes con lo que "es mejor", me ha gustado MUCHO lo que dices y sobre todo el como.
Un beso enorme